Surfistas: ¿Vagabundos despreocupados o atletas profesionales de élite?

Surfistas: ¿Vagabundos despreocupados o atletas profesionales de élite?

A medida que el surf se adentra en el ámbito de los deportes “serios” tras ser aceptado en los Juegos Olímpicos, ¿qué lecciones podemos aprender el resto de nosotros en los negocios y en la vida?

Los surfistas profesionales no sólo están planificando actualmente su Gira Mundial, sino que ahora tienen un ciclo de cuatro años como el que puede verse en muchos otros deportes a nivel mundial.

¿O puede que los Juegos Olímpicos no sean vistos como “guays”, tal y como sugirieron ciertas fuentes este año, y por eso no serán tratados como un evento cumbre?

¿Son realmente los surfistas profesionales sólo una pandilla de vagabundos despreocupados y pasotas que tienden a saltarse la escuela o el trabajo, o son atletas extremadamente dedicados, disciplinados y trabajadores que tienen que planificar meticulosamente todo el año para estar en su mejor momento para los 11 eventos del Campeonato WSL?

Con el Pipe Masters anual a punto de empezar la semana que viene en la Pipeline de la Costa Norte de Hawai, vemos un evento que es la prueba definitiva de la práctica bajo presión, donde la habilidad, la forma física y el carácter se prueban al límite en algunas de las condiciones más peligrosas que el océano puede producir para un surfista.

EL SURF COMO “DEPORTE”

Tanto si la gente está de acuerdo como si no, el surf lleva siendo un deporte profesional desde hace tiempo, con algunos surfistas profesionales que tienen niveles de capacidad física y mental comparable a la de algunos de los mejores atletas del mundo.

Australia tiene su propio Centro de Alto Rendimiento en la Lejana Costa Norte de NSW, el cual está fundado por el AIS, que entrena a las generaciones actuales y futuras de surfistas. Además, hay vías de desarrollo que serían la envidía de muchos otros deportes, con progresiones claras hacia la élite y con el objetivo último de competir en el Campeonato de la World Surf League (WSL).

Los surfistas profesionales tendrán arduos programas de acondicionamiento y fuerza para mantener ciertos niveles de forma física, pues de lo contrario estarán poniendo literalmente sus vidas en riesgo dadas las exigencias que ciertas condiciones (como el anteriormente mencionado Pipe Masters) impondrán sobre los atletas. Seguirán planes de nutrición estrictos y tendrán que hacer multitud de viajes. Mientras que la carga se puede aliviar viajando por el mundo a algunos de los lugares más exóticos y bellos del planeta, sin duda puede pasar factura al cuerpo.

Como se puede ver, ser un surfista profesional requiere una planificación importante.

Esto tiene implicaciones para la vida después del deporte, donde la planificación anticipada es la clave de la identidad del atleta en su retiro. Un vistazo rápido a través de LinkedIn nos muestra que hay una falta importante de surfistas profesionales (o incluso de exsurfistas) que tengan un perfil profesional online.

Sin duda los surfistas tienen su propia manera de hacer las cosas y no suelen seguir las convenciones a menudo, ¿pero deberían empezar a tomarse en serio a sí mismos si esperan que la comunidad empresarial en general los empiece a tomar en serio?

Sin embargo, hay numerosos ejemplos de surfistas profesionales que han entrado en los negocios haciendo la transición con éxito; otros no tanto, pero de algún modo desmiente el argumento de que no se toman a sí mismos en serio.

EMPRENDEDORES

Muchos surfistas han invertido en un negocio o han iniciado el suyo propio, un proceso que requiere bastante planificación, investigación y cierta cantidad de buen juicio, junto con algo de buena orientación. También es imperativo que sea un producto o servicio por el cual tienen afinidad y que no se haga sólo porque se siente que es necesario hacer algo.

Los surfistas profesionales actuales Mick Fanning, Joel Parkinson, Josh Kerr y Bede Durbidge han montado una empresa de cerveza boutique. Mick también ha firmado como consejero y embajador de una marca de moda, Van Heusen. Taj Burrow, ahora retirado, ha invertido en un bar de comida saludable, usando productos frescos de origen local. ¡Y Ace Buchan ha escrito un libro para niños éxito de ventas!

Kelly Slater, el surfista más condecorado de la historia, ha lanzado su propia empresa de ropa, y juega un papel importante en el desarrollo de la ola artificial cabalgable más larga del mundo, lo cual podría tener implicaciones globales. Aunque puede que haya ganado un dineral con el surf, incluidas las promociones (el patrimonio neto estimado es de 20 millones de dólares estadounidenses), sin duda parece estar canalizando su mentalidad de alto rendimiento en su vida fuera de la competición a nivel profesional.

Pero son las mujeres surfistas las que realmente parecen estar abriendo el camino, especialmente en las carreras no relacionadas con el surf. La siete veces Campeona del Mundo Layne Beachley está en el consejo de numerosas organizaciones diferentes, siendo una de ellas Surfing Australia. Sally Fitzgibbons es una autora de éxito y ha puesto en marcha su propio negocio de estilo de vida, incluyendo una aplicación de fitness y la organización de seminarios de estilo de vida para mujeres. Además, ambas tienen perfiles completos de LinkedIn y una presencia profesional online detallada.

Hay otros ejemplos, por supuesto, pero sin duda hay una amplia gama de ofertas.

David Neitz y Mick Fanning en el interior de su fábrica de cerveza, la Balter Brewing Company. Foto cortesía de www.balter.com.au

PERDER UNA OPORTUNIDAD

Aún parece haber una clara falta de surfistas profesionales que aprovechen al máximo sus habilidades adquiridas y las apliquen correctamente en su vida más allá del deporte.

Tal vez ésta sea una suposición un poco injusta, con tantos surfistas como hay que reciben dinero de otros ámbitos más allá de sus carreras profesionales para seguir surfeando como surfistas libres en las películas y convertirse en embajadores de las marcas de surf que los apoyaron durante su carrera. Sin embargo, esto es principalmente una observación sobre los mejores surfistas y quizás no tiene en cuenta, sin duda no hasta el mismo punto, a aquellos surfistas que no llegan a la altura de Kelly, Mick y Layne.

El surf y los surfistas pueden ser víctimas de sus propias percepciones y muchos pueden creer que tienen que conformarse con un cierto tipo de carácter, ya sea montar una fábrica de cerveza, desarrollar una ola artificial, o simplemente quedarse atados al deporte porque es lo único que conocen.

A medida que el surf vaya siendo impulsado dentro del panorama deportivo mundial, se debería hacer más hincapié en educar a esos atletas sobre lo que pueden ofrecer a la comunidad en general, ya sea en los negocios o de otra manera. Deberían ser inspirados para averiguar cómo pueden aplicar sus habilidades desarrolladas y afinadas a otros ámbitos más allá del deporte y deberían saber que esta educación es algo fácilmente accesible para ellos.

Estoy seguro de que la mayoría de surfistas tendrían intereses fuera del surf y esto es algo que debería animarse a explorar y quizás deba ser encabezado por el propio deporte.

RESISTENCIA

El surf ha llegado a los Juegos Olímpicos; es un deporte que sin duda cuenta con atletas de élite que son extremadamente resistentes, con una elevada capacidad física y mental. Un deporte en el que sólo el año pasado Mick Fanning fue atacado en mitad de la competición por un tiburón en Sudáfrica y fue salvado por su compañero de competición Julian Wilson, ¡sólo para volver a salir al año siguiente y ganar el mismo evento en el mismísimo lugar en el que fue atacado! ¿Qué empresa no querría ese nivel de resistencia y rendimiento bajo presión?

Es hora de deshacerse de los estereotipos preconcebidos y de intentar desbloquear el potencial que existe en los surfistas.

 

Para la versión en inglés: Surfers: carefree drifters or elite professional athletes?

Patrick Wright

Patrick (Paddy) is the Head of Partner Relations at The Final Whistle. A Sydney boy through-and-through, he has spent close to 9 years living in London from two different stints. He has a background in Financial Markets, but is now a student of Nutrition and Strength & Conditioning.

Interests: career transition, nutrition, strength & conditioning, surfing, most sports, education, travel, connecting with people, talking.

First article: September 2016

X

Want to learn more about us? Follow us on: Facebook Google Plus Instagram Linkedin Twitter YouTube

¤